7 may. 2010

Vivir del alma

Tres cosas distinguen el vivir del alma del vivir exclusivamente del ego y son:

·la capacidad de percibir y aprender nuevas maneras de hacer las cosas,
·la tenacidad de recorrer un camino accidentado y
·la paciencia necesaria para aprender a amar profundamente y durante mucho tiempo.

Pero el ego tiene tendencia e inclinación a evitar los aprendizajes. La paciencia no es lo suyo. Las relaciones duraderas no son el punto fuerte del Cuervo. Por consiguiente, no amamos a otra persona desde el ego perennemente cambiante sino desde el alma salvaje.

Clarissa Pinkola Estés.
Mujeres que corren con los lobos.