12 abr. 2011

La leyenda del Santo Grial es una historia planetaria


La leyenda del Santo Grial nos habla del rey pescador (símbolo de poder y patriarcado). El rey tiene una herida que no consigue curar, y su reino es una tierra baldía. Cuando su herida sane, la tierra sanará también, pero sólo en Grial puede curarle.

La mayoría piensa que se trata de un cáliz, de la copa que sostuvo Jesús en la última cena mientras pronunciaba las palabras de la comunión: "Ésta es mi sangre. Haz esto en conmemoración mía". Pero eso no sanó la tierra yerma.

En el rito de la misa sólo el sacerdote podía sostener esa copa (porque "sólo los hombres fueron creados a imagen de Dios"). Jamás una mujer. Y sin embargo, en la leyenda del Santo Grial es siempre la mujer, la doncella del Grial, quien toma en sus manos el cáliz, símbolo de la feminidad sagrada: un útero lleno de sangre que desapareció del mundo.

En los mitos y sueños y en nuestra memoria colectiva se recuerda a las mujeres como una vez fueron y podrían ser: portadoras de la feminidad sagrada. Si queremos sanar el patriarcado y regenerar el planeta, ¿es posible que se necesite para ello de la sabiduría de la mujer?

Jean Shinoda Bolen, "El Millonésimo Círculo"