25 jun. 2011

HECATE, LA DIOSA DE LA SABIDURIA INTUITIVA

En la mitología griega era la diosa de las encrucijadas que podía ver tres caminos a la vez. Es la diosa que encontramos cuando llegamos a un cruce de caminos. Ve de dónde venimos y adónde puede llevarnos cada camino de la encrucijada. Es un arquetipo que nos resultará familiar a todas las que prestamos atención a los sueños y las sincronicidades, nos basamos en experiencias anteriores y recurrimos a la intuición para decidir nuestra senda.
Hécate es la diosa de la intuición. La perspectiva que tiene de los tres caminos le permite ver la relación que existe entre pasado, presente y futuro.(...)
Ahora bien, su función no es elegir por nosotras y, por consiguiente, tampoco juzgarnos. Para conocer su sabiduría, hemos de hacer un alto en el camino y consultarle. Debemos escuchar lo que nos dice la voz de nuestra propia intuición.(...)
Las personas en ocasiones creen que no son capaces de afrontar la verdad, y por ello se adaptan, a menudo evitándola y recurriendo a la racionalización, la negación o las adicciones que nos hacen insensibles a ella. Únicamente cuando una mujer ha aprendido a través de la experiencia que puede afrontar la realidad, se convierte en una mujer sabia como Hécate.

 UNA REFLEXIÓN A PROPÓSITO DE HÉCATE
O UN EJERCICIO DE IMAGINACIÓN
Pregúntate a ti misma:"¿Qué he aprendido de la vida por propia experiencia?"
y "¿Qué verdad debo afrontar?.
Seguro que aparecerán las respuestas cuando realmente quieras saber y te muestres receptiva.
Quizá te vengan a la mente si permaneces en silencio y esperas.
Por otro lado, también podrías visualizar a Hécate y plantearle estas preguntas.

 
Hécate es el testigo de nuestro interior en cada encrucijada. Esta observadora establece vínculos y nos habla en el lenguaje simbólico de los sueños. Los sueños nos sobrevienen en la penumbra, son mensajes liminares que proceden del inconsciente que sueña y requieren un esfuerzo consciente para comprender y recordar, al igual que las visiones profundas que iluminan una situación emocionalmente dolorosa también pueden acudir a nosotras, alejarse y ser olvidadas a menos que estemos atentas y aprendamos de ellas.

Extracto del libro: "Las diosas de la mujer madura" Jean Shinoda Bolen.