13 mar. 2012

Sembrar Tu Luna para sanar el linaje femenino

La menstruación hace parte de los ritmos fisiológicos de la vida, al menstruar la energía de vida contenida en el vientre se manifiesta. Cuando la mujer se encuentra en Tiempo de Luna está conectada con el misterio de lo femenino y con la Madre Tierra.


Menstruar es la expresión sagrada de nuestra conexión con la Tierra, con la vida. Es un acto de entrega energética de la más alta vibración. Sale del cuerpo para glorificar la vida y sanar.


El útero  guarda en su interior memorias de vida y de dolor. Guarda, renueva y libera con cada ciclo. Nuestras creencias, sentimientos y pensamientos habitan en esa cueva interna.

El vientre con el pulsar uterino se conecta con el pulsar del corazón en nuestro pecho; juntos e integrados generan en el Cinturón Pélvico recuperación de las memorias y así la alquimia del amor creativo es.

 
En cada una está el poder de sanar y recuperar nuestro poder y su hacer y el de sanar nuestro linaje.
El ofrendar nuestra sangre es un ritual de consciencia espiritual, por lo que antes de poder llevar acabo tu propio ritual es preciso deshacernos de tabúes arraigados, de ascos e ideas negativas hacia nuestro cuerpo y nuestra sangre que sólo bloquean la salida de la Diosa y la aceptación natural hacia nuestro hermoso cuerpo de mujer.

Nuestra sangre menstrual está llena de hierro que nutre la madre tierra y nosotras en sí estamos conectadas con ella. Sembrar nuestra luna es echar raíces, sanar nuestro linaje mitocondrial, es decir las energías de nuestra madre, nuestra abuela y nuestra bisabuela que llevamos dentro.

En vez de tirar tu sangre cada mes puedes optar por reciclarla y ofrécela a la tierra. Si es que usas toallas de algodón, déjalas remojar en un recipiente con agua y usa el agua para regar tus plantas. Si usas la copa de luna, vacía tu sangre dentro de un vaso cada vez que la retires y añádele un poco más de agua.

Tú ritual es propio de ti, así que usa todos los simbolismos que quieras: la foto de una Diosa, flores, incienso, cristales, música, etc. Crea tu propio altar y tu propio ritual. Si es que vives en la ciudad y no tienes jardín puedes ofrecer tu sangre a tus plantas, sin embargo si vives en un espacio amplio con jardín o en el campo, cerca de un bosque ofrece tu sangre ahí, en medio de la naturaleza.

Recuerda que tu intuición es tu mejor aliada y sólo tú sabes lo que quieres liberar y lo que deseas crear en tu vida. Así que no hay reglas que seguir ni un texto que leer. Di lo que creas pertinente a la hora de ofrendar tu sangre solo no te olvides de agradecer tener la oportunidad de renacer, la conexión que tu sangre te da con el mundo exterior y sobre todo agradece el poder que llevas dentro por el simple hecho de ser mujer.
Sembrar nuestra Sangre Menstrual es sanarnos y sanar la relación con nuestro linaje femenino, reconciliarnos con nuestra madre, abuelas, nuestras ancestras y las de todas las mujeres de la humanidad... Es sanarnos para limpiar el camino de nuestras hijas, nietas y futuras generaciones, de tabúes e ideas negativas en torno a nuestra Sangre.