18 jun. 2013

Construcción de la biografía humana: el recuerdo de las experiencias infantiles

 Laura Gutman,  la creadora de la técnica que busca reconocer y trabajar los aspectos sombríos de cada persona para transformarlos.



La identidad se constituye a partir de lo que es nombrado. Cuando somos niños, hay adultos que nombran lo que sucede, por lo tanto, influyen en la organización de nuestro juego de luz y sombra. De ese modo tomamos prestado el cristal por donde mira mamá o la persona maternante o quien nos ha dado seguridad, asegura Laura Gutman, quien el sábado 29 de junio vendrá a Rosario para hablar sobre la construcción de la biografía humana, una técnica que busca conocer la realidad emocional de cada persona y su ser esencial. Gutman lleva más de 30 años trabajando con madres y padres ayudándolos a reconocer y trabajar los aspectos sombríos del pasado para transformarlos.
En diálogo con Mujer explica en qué consiste la técnica, en qué casos resulta útil y qué efectos produce en la vida de las personas.
— ¿Qué te hizo diseñar la técnica de la biografía humana y para qué?
— Hace más de 30 años empecé a trabajar atendiendo madres y padres jóvenes. Todas las dificultades que traían estaban obviamente relacionadas con la totalidad de sus vidas, pero sobre todo con aquellos aspectos que no admitían como propios. Poco a poco fui sistematizando un "método" (aunque no me gusta mucho esa palabra) para poder enseñarla a otros profesionales. Es un método terapéutico que se fue "amasando" con el tiempo y que revisamos y ajustamos una y otra vez.
— ¿El encargado de interpretarla tiene que ser psicólogo? ¿Es necesaria una preparación previa?
— No, no hay que ser psicólogo. En mi experiencia, los psicólogos suelen estar demasiado apegados a los prejuicios y teorías, y resulta más complejo que "cambien el chip" de sus pensamientos cristalizados. Pero obviamente, hay psicólogos interesados en la metodología de la construcción de la biografía humana. Por supuesto requiere una formación previa, además de una alta dosis de intuición, empatía y acercamiento humano.
— ¿Qué aspectos de la vida de la persona son importantes para la construcción de la biografía humana?
— El objetivo de cualquier técnica de indagación personal es el de conocerse más, por lo tanto se abordan aquellos aspectos que el individuo no recuerda, no asume como propios o no admite. Para lograrlo contamos con el punto de vista del individuo, pero nuestra tarea es parecida a la de un detective: necesitamos disponer un escenario completo y realista para mirar toda la trama familiar y afectiva desde un punto de vista lo más objetivo posible, o al menos, desde el punto de vista de cada uno de los personajes. Eso es "ampliar la mirada". Observar el campo completo.
— ¿Qué pasa cuando no existen recuerdos?
— Es parte del trabajo de "detective": hay que buscar pistas donde parece que no las hay. Los recuerdos pueden ir apareciendo si ofrecemos palabras que van calzan en las experiencias infantiles de cada individuo. La idea es buscar las "piezas" que faltan en el rompecabezas que ordenan todo el campo emocional en la vida de un individuo.
— ¿Hace falta hablar también con otros miembros de la familia?
— No. Nosotros buscamos experiencias propias, reales. Hablar con otras personas trae confusión, porque cada uno habla desde su propia lente y no nos va a dar información sobre las experiencias internas de quien consulta.
— ¿En qué situaciones está recomendada, es para alguna patología en especial?
— No, aunque tendríamos que preguntarnos qué es patológico y qué no. No está muy claro el límite entre una cosa y la otra. Las personas sufrimos, tenemos obstáculos, anhelos inalcanzables, desamparos no reconocidos, necesidades imposibles de satisfacer. La construcción de la biografía humana es un recorrido para que cada individuo se comprenda más a sí mismo, entienda el hilo entre su pasado, su presente y su futuro y con mayor conciencia, haga las elecciones que quiera. Apuntamos a la madurez y la responsabilidad de cada individuo frente a su propio devenir.
— ¿Cuáles son los efectos directos sobre la vida de las personas?
— No sé si es cuantificable. Tampoco estoy segura que traiga "bienestar". Al menos no lo garantizo. Simplemente ofrece mayor libertad porque cuando comprendemos qué nos pasó, qué hemos hecho con eso que nos pasó y cómo seguimos contribuyendo para que siga pasando podemos decidir cambiar el rumbo. No es obligatorio cambiar nada. Pero al menos tenemos las herramientas necesarias para hacer cambios, si esa es nuestra decisión.
— ¿Puede ocurrir que el recuerdo de situaciones traumáticas dispare emociones y conductas negativas?
— Por supuesto. Aquello que nos ha acontecido durante nuestra infancia es definitorio en la constitución de nuestra psique, aunque no tengamos recuerdos fehacientes en la mayoría de los casos. Lamento decir que nuestras infancias han sido mucho más carentes, desamparantes, violentas, abusivas y cargadas de aislamiento de lo que tenemos conciencia. Tenemos que abordar la dimensión de esas situaciones traumáticas pasadas para comprendernos mejor en el presente.
— ¿Todas las personas deberíamos construir nuestra biografía humana?
— Esta es una metodología que considero muy buena, eficaz, relativamente rápida, contundente, directa y sin vueltas. Como tantas otras técnicas u hojas de ruta diferentes, apunta al mayor conocimiento de uno mismo.
Laura Gutman es reconocida por su trabajo como psicoterapeuta familiar especializada en la atención de madres de niños pequeños y parejas. Graduada como psicopedagoga clínica en París, fue discípula de Françoise Dolto. Se especializó en las temáticas de maternidad, lactancia y vínculos familiares. Fundó y dirige "Crianza", una institución de Buenos Aires donde funciona una escuela de capacitación para profesionales de la salud y la educación, los grupos de crianza para madres, un equipo de doulas a domicilio para mujeres puérperas, terapias individuales y de pareja y publicaciones sobre maternidad y crianza.
Lleva publicados varios libros sobre infancia, maternidad, paternidad, adicciones, violencia social y sobre la metodología de construcción de la "biografía humana".
Entre sus títulos figuran "La familia ilustrada", "Mujeres visibles, madres invisibles", "La familia nace con el primer hijo", "La revolución de las madres", "Crianza", "La maternidad y el encuentro con la propia sombra", "Puerperios y otras exploraciones del alma femenina" y el más reciente, "Conversaciones con Laura Gutman. Respuestas claras a consultas difíciles".