22 oct. 2013

Tu hijo, un espejo de tu sombra

Durante los primeros años de vida, el niño está ligado al campo emocional de los padres, de tal forma que hacen de espejo, especialmente de aquello que no queremos ver. Los niños se convierten entonces en pequeños maestros, que dan una lección a los adultos, a través de su sintomatología. Si se consigue sanar aquello que los niños comunican a través de los síntomas, si el adulto se hace cargo de las partes más sombrías de su psique, haciendo consciente el inconsciente y aceptando aquello que no quiere ver, automáticamente se le libera a los niños de la sintomatología. El primer paso es entender qué nos está tratando de comunicar el niño y cómo nos está haciendo evolucionar...